26 de mayo de 2010

The divide (antes Fallout) de Xavier Gens



The divide es la próxima película que dirigirá Xavier Gens, siempre interesante, aun cuando le retirarán de la producción de La Horde (seguro que por eso la película no acaba siendo lo que prometía en un principio).


The divide narra lo que sucede en un edificio de apartamentos de Nueva York cuando sobreviene el fin del mundo en forma de ataque nuclear o de algún tipo. Ocho personas lograrán refugiarse en los sótanos del edificio y tratarán de sobrevivir, aunque sólo sea un día más y a costa, a buen seguro, de los otros... y pronto empezarán a surgir inevitables disputas entre ellos.


De momento os podemos ofrecer este breve trailer:



Y este otro vídeo, aún más breve, donde se puede echar un vistazo a la construcción de la localización del sótano en cuestión:


Ésta es la web oficial, donde colgaron el trailer anterior durante tan sólo 24 horas. Podéis estar al tanto de lo que desde allí tenga a bien hacernos llegar.

9 comentarios:

Miguel dijo...

Que mal rollo inspira el trailer macho.

Z0MBI dijo...

XDXDXD

Es como La comunidad pero durante un apocalipsis. ¿Te imaginas sobreviviendo con la gente que acude a las reuniones de vecinos? Algunos escogerían la muerte, créeme, jejejeje...

Jan dijo...

Tiene pinta de acabar en dos opciones: maravillosa película o desastre completo.

Zombi, amigo... ni pensar en quedarme en un sótano con mis vecinos. Ni pensarlo quiero. Es más, sé que si los vecinos de este edificio nos quedásemos en un sótano con mi vecina del primero, nos suicidaríamos al instante.

Anónimo dijo...

Muy interesate veo está peli, mucho. solo espero que no sea tipo claustrofobica y que se vea mucho exterior devastado...me apetece verla, fijate.

Z0MBI dijo...

Jan: Miedo me da pensar en tu vecina del primero, amigo, jejjeje...

Anónimo: pues yo apostaría más por ambiente claustrofóbico. Si no a qué tanto cuidado con la recreación del sótano. Me parece a mí que el exterior lo van a ver desde ventanitas. No tiene pinta de ir a tener presupuesto como para grandes exteriores devastados. Aun así, quiero verla. Y mucho.

El Chico dijo...

Voto por los interiores claustrofóbicos.

Anónimo dijo...

El presidente Obama –no sé si decir “presidente de todos nosotros”, tras la fulminante y dócil respuesta de Rodríguez Zapatero a su sugerencia sobre un drástico recorte del déficit público español– tuvo, el pasado 3 de mayo, jornada establecida por las Naciones Unidas como Día Mundial de la Libertad de Prensa, uno de esos momentos en los que los demócratas de todo el mundo sin duda sintieron un íntimo regocijo cuando escucharon su ardiente defensa de la libertad de expresión y de Prensa que consagra el Artículo 19 de la Declaración de Derechos Humanos de la ONU. Seguía Obama una tradición antigua de su partido, el Demócrata, donde sus líderes siempre se han caracterizado por la defensa de la Prensa libre y democrática y, muy especialmente, los Kennedy. Aún recuerdo vivamente el discurso de Edward Kennedy en la Fundación John F. Kennedy de Boston, donde en el año 2000 asistí como invitado –junto con los cientos de delegados de todo el mundo que celebrábamos el Cincuenta Congreso Mundial del IPI– a una cena inolvidable, donde escuché uno de los más vibrantes y firmes discursos por parte del entonces senador Kennedy en defensa de la Prensa libre.

Obama ha hecho algo parecido, con un discurso magnífico, en el que ha ido más allá, incluso, que The New York Times, denunciado airadamente la masacre de una treintena de periodistas, cámaras y técnicos de TV y radio asesinados en Filipinas.

Sana envidia, escribí entonces, porque en España la situación se aproxima peligrosamente, tras la aparente algarabía de supuestas voces plurales, a la situación de control de la Prensa del régimen anterior, y no sólo por la Ley de Prensa de 1966 de Franco, ominosamente vigente. También por los ataques de la censura más inmisericorde activada políticamente contra voces independientes y obviamente molestas. Ya he relatado –lo seguiré haciendo– cómo, a pesar de haber sido el pionero de las tertulias radiofónicas, mi voz fue silenciada hace pocos meses por un majadero, una especie de policía franquista disfrazado de informador, que recurrió a la excusa más soez y totalitaria para justificar subliminalmente su pequeña infamia.

Z0MBI dijo...

Anónimo: muy interesante todo, muy apocalíptico, muy spam, pero no lo elimino, en pro de la libertad de prensa, jejejejej... Un abrazo. ;)

Athman dijo...

Madre de dios.. No se si me da mas miedo y claustrofobia la peli o el comentario del anonimo....XD
Buenisima ambientacion.. El escenario elegido transmite agobio y entre sus paredes se masca la tragedia... Un saludo.