16 de octubre de 2009

Crítica de The Road


Durante la clausura del festival de Sitges 09, tras la ceremonia de entrega de premios, tuvo lugar la proyección de una de las películas más esperadas del año: The Road, la adaptación cinematográfica de la novela homónima de Cormac McCarthy, ganadora del premio Pulitzer en 2007.

Cuando se dio a conocer que se estaba preparando una película de tan peculiar novela, sentí ciertos recelos, los propios de aquel al que le satisface una novela que será llevada a la pantalla, dada la existencia de infinidad de precedentes en los que esto suele acarrear más sinsabores que alegrías. Mis miedos se vieron disipados a principios de septiembre cuando salieron a la luz una serie de vídeos con breves escenas de la película. ¡Aquello prometía, amigos de zombiblogia!



Pese a todo, en mí persistían dos temores: el primero era cómo habrían logrado que la película no adoleciera de un ritmo lento o irregular, dada la peculiaridad de la novela; el segundo, que le hubieran dado mayor importancia de la que en el libro tiene a la madre (algo conocido como el «Fenómeno Arwen», no sé si me explico lo suficiente). Pues bien, la película sortea de manera magistral estos dos principales dilemas sin caer en concesiones hollywodienses de ninguna clase. ¡Es fabulosa!



En The Road, la película, al igual que en el libro, asistiremos a un viaje por los infiernos de un padre y un hijo con el único fin de sobrevivir un día más en ese paraje postapocalíptico, desolado e inclemente, frío y húmedo, peligroso y mortal. ¡Menuda ambientación! No en vano le otorgamos el Hare krishna de oro a la mejor ambientación postapocalíptica en el festival de Sitges. Quizá lo único que se le pueda achacar es que en la novela si hay algo que resulta omnipresente, casi más que el frío, el hambre o el miedo a ser cazado y devorado por los caníbales, «los malos», como a ellos se refieren siempre los protagonistas de este épico relato, es LA CENIZA. En el libro el planeta está recubierto por una densa y pertinaz capa de cenizas que se mete en los pulmones, en la ropa, en la boca, en la comida. Si bien en la película esto no es así, la maravillosa fotografía, ayudada de la nieve, consigue recrear a las mil maravillas esa sensación de parajes blanquecinos que todos los que hayan leído el libro tienen grabado a fuego en sus meninges. 



Los actores están soberbios todos ellos y, como los personajes principales del libro, siempre dominados por el pánico, el miedo, la angustia y la desesperación. Viggo Mortensen realiza una de sus mejores interpretaciones de su carrera y su caracterización resulta perfecta. Es el padre cariñoso y protector ideal. Impresionante de todo punto. Kodi Smpit-McPhee, el hijo, resulta perfecto para el papel y no peca de los terribles errores en los que suelen caer los adolescentes del cine, que muchas veces no sólo no convencen, sino que le hacen a uno pasar una vergüenza ajena terrible. En resumidas cuentas, borda su papel de hijo atenazado por el pánico. Y hay algo en el personaje del niño, que evidentemente ya se reflejaba en el libro, y es que pese a ser el único personaje que no conoce otra vida que la brutalidad y el salvajismo propios de la época que le ha tocado vivir (recordemos que nace poco después del holocausto que transforma la sociedad), es también el único capaz de demostrar compasión por sus semejantes. Quizá esté motivado porque también es el único que tiene a su lado alguien que le ama, un padre que antepone siempre las necesidades de su hijo a las suyas.



Charlize Theron, la madre, encarna de maravilla a esa mujer desbordada por los acontecimientos y que nos convence con tan sólo cuatro escenas consecutivas (del paso del tiempo somos conscientes por el crecimiento de su hijo y por las cada vez más menguadas comodidades domésticas) de su paso de ser una mujer embarazada feliz a una persona torturada y trastornada que ya no puede dar más de sí. Quisiera destacar, hablando del personaje femenino de la novela/libro, que me he dado cuenta de algo realmente curioso. El personaje del niño aparece referenciado como «the boy», el padre como «the man», guardando consonancia entre ambos, mientras que el de la madre, en vez de ser «the woman», es «wife», algo que se sale del campo semántico anterior y que la relaciona sólo con el hombre y no con el niño, como finalmente no tarda en suceder.


Robert Duvall es al bondadoso y anciano hambriento al que dan de comer al poco de abandonar el búnker repleto de comida. Cada bocado de pera en almíbar que da aleja, aunque sólo sea unos metros, al temible fantasma de la muerte.


Michael K. Williams será el tipo que trata de robarles el carro repleto de provisiones y nos asombrará con esa mirada espantada, cuchillo en mano, cuando trata de mantener para sí lo robado a nuestros protagonistas.


Garret Dillahunt dará vida al terrible miembro de la banda de caníbales que patrulla las carreteras en pos de cazar algún superviviente que llevarse a la boca. Su voz, su mirada, ¡hasta sus dientes!, denotan que está sumamente determinado a hacer lo que sea necesario con tal de alimentarse y que sus escrúpulos terminan donde empieza su descomunal hambre.


En resumen, una obra maestra del género apocalíptico. Si os gustó el libro, os va a entusiasmar porque plasma a la perfección la obra de McCarthy. Si no lo habéis leído (¡a qué esperáis para hacerlo!), os sumergiréis de lleno en un mundo de tinieblas del que no podréis ni imaginar su calado.


Imprescindible.

9 comentarios:

NEO dijo...

esta es una pelicula que tengo pero que muchas ganas de exharle el guante querido amigo zombi. Y mas desde que vi el primer trailer hace unas semanas cuando fui a ver no se muy bien que pelicula en el cine.

Pena que han retrasado su estreno en españa , pero seguro qu ees para bien.

Mortensen me mola mucho como actor (cronenberg saco lo mejor de el sin duda).

Pauli dijo...

Que decir, me emocionó el libro y la pelicula me entusiasmo.
Los Oscars nunca me han llamado la atención, son unos premios por y para la industria americana, pero en esta ocasión espero y deseo que Viggo, por su fabulosa recreración con este papel lo gane porque clava la escencia del personaje totalmente.

J.Ke dijo...

muchas ganas de verla.
¿para cuando decis q se estrena?

Athman dijo...

Zombi,amigo mio..Que alegria me cabas de dar.Yo,que soy el fan numero uno de la novela,que la recomiendo a todo el mundo sin descanso,que me senti fascinado por el modo en que Cormac McCarthy narraba la historia,tenia un miedo atroz a lo que pudiera ser la version cinematografica,pese a conocer el saber hacer de sus actores.Pero leyendo la reseña,no puedo mas que congratularme y quedarme ansioso por disfrutar de ella.
Un saludo.

Anónimo dijo...

seria tremendo poder ir todos a verla, como si Sitges no hubiera quedado atrás...
snif, snif

k

padawan dijo...

No veas las ganas que tengo de verla!! Tenía más o menos las mismas dudas que tú, pero este post me ha tranquilizado bastante :)

Insanus dijo...

Maldición, ¡y yo aún no he leído el libro!

padawan dijo...

En este post (http://matiascallone.blogspot.com/2009/10/chaiten-de-pueblo-de-cuentos-pueblo.html) hay algunas fotos que podrían pasar por el mundo cubierto de cenizas de McCarthy

Damian.D.D dijo...

Me encanto esta peli muy buena.