12 de marzo de 2012

Breve crónica de la 9.ª Muestra SyFy de Madrid


La muestra, como ya anunciamos, cambiaba de ubicación en esta edición. Después de ocho años celebrándola en el cine Palafox, este año tuvo lugar en el cine Callao. Si bien en un principio hubo ciertas opiniones encontradas respecto a este cambio, creo que finalmente todos acabamos bastante contentos en este sentido. La ubicación es más céntrica, más grande y, si hay algo que se pierde, es simplemente el cariño que los asistentes de siempre de la Muestra profesamos por el cine Palafox.

Pero lo que se dice asistentes de siempre, asiduos de anteriores ediciones, éramos minoría. No dispongo de cifras, pero a buen seguro que este año se han batido todos los récords de taquilla de la Muestra de Madrid. Al menos, las colas antes de cada pase eran siempre larguísimas. Otra prueba bastante sencilla de realizar para determinar si el público era el de siempre consistía en saber si podías imaginarte al respetable insultando inmisericordemente a Leticia Dolera, la inefable presentadora de la Muestra desde sus inicios, que tuvo que ganarse el respeto del público haciendo gala de un tesón y una paciencia infinitos. Pues bien, efectivamente, el público de esta edición de la Muestra parecía poco propenso al audiocomentario ofensivo, pero aún así, poco a poco se fueron animando y en este sentido se alcanzaron cotas entretenidas (lejos quedan aquellas primeras Muestras en las que el público alcanzaba una suerte de paroxismo irrisorio comparable al trance de los derviches giradores turcos, pero este año nos hemos acercado mucho más que en ediciones anteriores).

Respecto a la organización del evento, casi todo lo que podemos destacar es positivo. Las colas no se prolongaban durante demasiado tiempo, el acceso a la sala era sencillo y ágil, prácticamente se cumplieron todos los horarios (quizá hubo algún retraso de unos quince minutos, poca cosa), los precios habían bajado respecto a ediciones anteriores, etc.

Si hubo algo negativo, a mi entender, fue el modo en que se gestionó la venta de bonos (a 25 €). Aquí sí que debo darle un tirón de orejas a la organización. Resulta que días después de haber vendido todos los bonos que habían puesto a la venta sacaron nuevos bonos. Es decir que, si tú ibas a la taquilla, por ejemplo, el lunes pasado, como hice yo que acompañaba a una amiga mía a comprar dos bonos, te encontrabas con la terrible noticia de que ya no quedaban bonos para la Muestra. Si como ella, mi amiga, eres una de esas personas entusiastas que ha ido todos los años y a todas las proyecciones, el trauma está asegurado, y seguramente decidirás, como ella hizo, comprarte todas las entradas una por una. Creo que se gastó entre 75 y 80 € en entradas para DOS personas (3,5 € cada una). Básicamente, indicó a la taquillera que le diera dos de cada. Es decir, que pagó el precio de lo que habrían sido tres bonos por entradas para tan sólo dos personas. Cual no sería mi sorpresa cuando el mismo martes, al día siguiente, el canal SyFy anuncia desde su twitter que han sacado 50 bonos a la venta. El jueves por la tarde, pocas horas antes de la inauguración, volvieron a sacar otra remesa y a anunciarlo por twitter. Intenté comunicarme varias veces a través del twitter con SyFy para pedirle explicaciones al respecto de esos nuevos bonos a la venta, pero se me ignoró sistemáticamente. Tan sólo el canal de Twitter de CallaoCityLights (o algo así, supongo que son los responsables de acoger el evento en su edificio) me respondió que había sido una decisión de la organización de la Muestra. Lo comenté con varias personas de la cola que llevaban entradas y parece que éste fue un problema bastante común. La organización saca los bonos con cuentagotas y así, de paso, se saca un dinerillo bastante majo vendiendo un cerro de entradas a quienes realmente habrían sacado mucho más rentable comprar un bono. Una actitud, sobre todo la de ignorar mis preguntas al respecto, bastante lamentable por parte de la organización.

Otro detalle triste es que la inauguración del jueves se retrasara interminablemente porque en cada acceso a la sala de proyecciones, donde se iba a pasar el preestreno de, agárrense, John Carter, hubiera un agente de seguridad cacheando uno a uno a todo el mundo y frotándonos sin el menor celo con un detector de vaya usted a saber qué. El caso es que, como en muchos pases de prensa o preestrenos y demás, se pide a todos que dejen sus móviles en una suerte de «servicio de guardarropa electrónico». En un pase de prensa es una incomodidad muy leve, sin importancia, porque luego lo recuperas y listo. El problema surge cuando se trata de un pase en el cine Callao lleno de gente hasta la cencerreta, por lo que vas a tener que hacer una cola de una hora para recuperarlo. Y eso, un jueves a la una de la madrugada es una putada, sinceramente. ¿Qué qué hice? Metí mi móvil en la capucha de mi chaqueta. Y listo. Pasé como un campeón. Lástima que mi blackberry no sirviera para hacer un «escrinerazo» ni medio decente de una película que se estrenaba al día siguiente.

¿Y qué me parecieron las películas de esta novena edición de la Muestra SyFy? Pues a continuación haré una breve reseña de ellas. Siento no poder decir nada al respecto de The Prodigies, pero tuve que echarme una siesta o no era persona ese día. Tampoco puedo dar mi opinión sobre si la música de Pegasvs merecía más la pena que la que se le dio en su día a El gabinete del doctor Caligari porque estuve viendo John Carter; e ignoro o si la de la Trufula perdida resulta perfecta para ir a verla con los pequeños de la familia.

John Carter
Para poder soportar el tedio, nos imaginamos que el protagonista era Joaquín Cortés de gira por los tablaos flamencos de Marte. Cuando saltaba, nosotros lo veíamos bailando y zapateando las llanuras marcianas. Me hizo plantearme si películas como Krull o Flash Gordon son igual de infierno pero las tengo en mejor estima por verlas de niño. La respuesta es un no rotundo. John Carter es simplemente más mala que pegar a un padre. Posiblemente lo sean también las historietas de E. R. Burroughs en que está basada. Lo único que me gustó fue el típico personaje carismático de las pelis de Disney, en este caso, una especie de perrete marciano que les seguía a todas partes.

Hell
Otro claro ejemplo de dos pelis en una, un fenómeno muy habitual, sobre todo en Europa. ¿Y qué película quiere usted hacer? Pues había pensado en hacer una de psicópatas tarados, ¿a cómo las tiene, oiga? ¿Otra de esas?, no joda; mire, llévese por lo menos 40 minutos de película postapocalíptica, que este año la tenemos de oferta, le sale muy barata y se la van a poner por ahí, en festivales y eso. Efectivamente, amigos milenaristas, aquí tenemos una película que comienza como un excelente y emocionante filme postapocalíptico y de supervivencia, que de pronto, cuando te quieres dar cuenta, va de psicópatas de los de toda la vida. ¿A que recordáis un buen puñado de pelis de los últimos años, y casi todas ellas europeas, en las que la primera media hora es apocalíptica o de zombis y luego va de rednecks tarados? Pese a ello, debo decir que esa primera parte me pareció sublime.

Stake Land
Esta es una película que me encanta, realizada por el equipo responsable de la factura de Mulberry Street, una película de zombis muy recomendable. Os emplazo a la crítica que de esta película hice ya en zombiblogia.

Hobo With a Shotgun
Desternillante película de acción sin freno y sin límites en cuanto a barbarie y mal rollo se refiere. El bueno de Rutger Hauer encarna a un vagabundo al que, dicho en plata, le inflan demasiado las pelotas. Harto de ver cómo los poderosos mangonean todo a su antojo y al amparo de las fuerzas de la ley, decide que tiene derecho a llevar armas y a impartir justicia. Tenéis que asumir que asistiréis a una película desmadrada, con mucha mala leche, con personajes totalmente arquetípicos (la pobre muchacha, el gángster malvado, los hijos del gángster, malísimos también, el poli corrupto, etc.).

Stonehenge Apocalypse (sesión 'Trash con Vigalondo y compañía')
Yo no había asistido a la sesión 'Trash' del año pasado. De haberlo hecho, no habría asistido a esta, creedme. Pensé que se trataba de una sesión que reivindicaba el comentario jocoso del público, el abucheo del malvado, los vítores al héroe, o justo lo contrario. Pero no. Se trata de una pase en el que cuatro personas se dedican a gritar coñas marineras por medio de un micrófono. Yo le dije a un amigo que tenía al lado: ¿pero esto es así, están con el micro todo el rato?, ¡así no van a dejar que nadie más diga nada! A lo que mi amigo me respondió que si la gente quería podía también participar con sus comentarios. Tras media hora larga de chistes, unos más afortunados que otros, decidí irme a casa a descansar. Al día siguiente le pregunté a mi colega del día anterior: ¿qué, al final oíste algún comentario de alguien que no fueran ellos cuatro? Su respuesta fue negativa. Y es que, amigos, no se puede competir contra un constate chorro de comentarios a través de un micrófono. Yo ni oía casi a la gente que tenía a mi lado en la butaca contigua de tan alto que tenían el volumen de los micros. Aquí me equivoqué: no se trata de rendir homenaje al comentario anónimo e hilarante de las primeras y desternillantes ediciones de la Muestra SyFy. Se trata de reírle las gracias a Nacho Vigalondo y sus amigos. Y como dije, no es que no fueran graciosos, que en ocasiones lo eran, es que me dolía el hecho de que nadie más pudiera hacerlo, sólo ellos desde sus relucientes micrófonos. En otro orden de cosas, la peli en sí era tan mala que no tenía sentido verla de ninguna manera. Quizá debieran dejarse de Vigalondeces y fijarse un poquito más en la Mostrua de Cine Chungo, que sí que programa películas desternillantes muy proclives al griterío del público y donde nadie cuenta con más ayuda que sus pulmones y su garganta.

Atrocius
Una coproducción española y mexicana que no es más que eso: una producción de copro, es decir, caca. En esta peli asistiréis a unos 80 o 90 minutos de dos adolescentes con cámara en mano. Los momentos más terroríficos están rodados en lo que viene a ser «un duro de bosque» (¿recordáis la expresión «cómprate un duro de bosque y piérdete»?; igual con el euro se ha perdido). Pues de esto va la película: dos niños con sendas cámaras de vídeo que graban hasta cuando les dan la paga que se pierden en un metro cuadrado de arbustos y hierba alta, planos fijos de esos larguísimos en los que al final o no se ve nada en absoluto, etc. Voy a decir algo bueno: el lenguaje, las expresiones de los personajes eran muy naturales, muy coloquiales, muy reales, como habla el común de los mortales.

The Woman
Una película muy recomendable por ser tremendamente sorprendente y eso ya es decir mucho hoy en día, ¿no os parece? No ahondaré en detalles, porque indicar el motivo de mi sorpresa sería arruinarla a quienes aún no la han visto. Simplemente diré que por un momento pensé que asistiríamos a un rollo Martyrs, torturas sin guión y sin motivo, a la francesa y tal, pero, afortunadamente, no fue así.

Apollo 18
Pues con esta película asistimos a una de las joyas de esta edición de la Muestra, junto con Stake Land. La película parte de la premisa de que el Apollo 17 no fue la última misión tripulada a la Luna. Hubo una más que acabó como el rosario de la aurora, la 18, y el metraje de la misión se ha editado conformando la película. Es muy triste comprobar cómo una película tan buena como Apollo 18 no ha sido estrenada en ningún cine de nuestro país, aun cuando su director, Gonzalo López-Gallego, sea español. Por lo visto en otros países ha tenido bastante éxito, como en Estados Unidos, lo que sólo me lleva a una conclusión: la industria del cine en este país es idiota perdida o… o algo incluso peor, ya me entendéis. ¿Por qué no se estrenaron tampoco Fido o Pontypool? Misterios insondables. Tanto me ha gustado esta película que tengo en mente dedicarle un artículo porque, amigos milenaristas, en mi opinión se trata de una película clásica de zombis. Ahí queda eso.

4:44, Last Day on Earth
Abel Ferrara pone de manifiesto su lado más intimista y torturado en esta película que narra las últimas horas de vida en la tierra de su protagonista, interpretado magistralmente por Willem Dafoe. Recuerdo ahora  una escena hacia el principio de la película en la que Dafoe baila una pieza de blues con su pareja, la pintora con la que comparte piso, y creo que puedo decir que esa escena me ha transmitido muchas más emociones que la gran mayoría de películas que he visto en los últimos meses. Basta ver cómo los personajes fracasan en su intento de querer refugiarse en la música con el fin de obviar momentáneamente que sus vidas se acaban, que todo se termina en unas horas, para engancharse irremisiblemente al ritmo tranquilo y parsimonioso del fin del mundo de Ferrara. Acepto que la idea de que el mundo se acabe súbitamente a una hora determinada por el hecho de que la capa de ozono desaparezca es rematadamente absurda, pero si nos olvidamos de eso, que a fin de cuentas es lo de menos, podremos contemplar cómo tratan de reconciliarse con sus miserables vidas los seres humanos sobre los que se centra la narración.

Ultimátum a la Tierra y El planeta de los simios
Un gran acierto por parte de la organización de la Muestra ha sido incluir en la selección de filmes algunos de cine clásico como estos. Para redondear aún más si cabe su proyección, se emitía previamente un clásico de las pantallas de los cines de hace ya muchos años: ¡el movierecord! Es decir, una selección de anuncios antiguos presentados por la consabida cortinilla publicitaria. Ataque de nostalgia, lágrimas de emoción compitiendo con las generadas por la risa. Un auténtico deleite. ¿Y qué ponían, además, antes de cada una de estas películas? ¡Trailers de ciencia ficción de los cincuenta! ¿Qué más se le puede pedir a la proyección en pantalla grande de clásicos tan maravillosos como Ultimátum a la Tierra o El planeta de los simios? Pues un poquito de participación del público, ¡y lo hubo! ¡Hubo vítores de júbilo para Charlton Heston, el doctor Zaius, el robot de corchopan y para Klaatu, el enigmático emisario extraterrestre!

The Innkeepers
Se trata de una historia de fantasmas tremendamente clásica, como si de un cuento de M.R. James se tratara, salpicado de cierto tono de comedia romántica, y, a mi modo de ver, y contra lo que cualquiera podría suponer, la cosa funciona, y funciona bastante bien. Dos empleados de un hotel muy antiguo que va a ser demolido en unas semanas permanecen en el hotel atendiendo a los escasos clientes mientras tratan de recabar alguna psicofonía de un supuesto fantasma que habita en el hotel, una mujer que murió asesinada allí y cuyo cadáver nunca se recuperó.

Lobos de Arga
Aquí sólo me mantuvo consciente mi amor incondicional por Carlos Areces. Haga lo que haga este hombre, lo hace bien. Y te descojonas. Así de sencillo. Y es que hasta que no entra en plano, la película va de mal en peor. Empieza muy bien con unas ilustraciones que recuerdan las historietas de la revista Creepy, pero en cuanto Gorka Otxoa inicia un largo monólogo, la cosa cae en picado. Menos mal que, como digo, Carlos Areces hace su aparición y la película remonta el vuelo, un vuelo, eso sí, muy irregular, con escenas realmente divertidas, como la escena de los dedos meñiques (no digo más) o la aparición de la benemérita (con un increíble Luis Zahera), con otras que no lo son tanto encarnadas por Secun de la Rosa. La película se alarga mucho hacia el final, además innecesariamente, llegándote a plantear si esta no es la quinta o sexta vez que los protas parecen refugiarse y levantar barricadas para resistir el asalto final.

EDITADO:
Resulta irónico ver que desde el twitter de SyFy que me ignoraba la semana pasada cuando le preguntaba por qué sacaban bonos nuevos a la venta sin avisarlo previamente para evitar que la gente se gastara 40 € en comprar entradas cuando, si esperaban, podrían comprar un bono por 25 €, como digo, ahora, desde ese mismo twitter, se hacen eco de esta crónica, jejeje…

9 comentarios:

scanners dijo...

Aquí el amigo Mat! Salvo en no estar de acuerdo en el tema John Carter y que Ferara me parece que está acabadisimo, coincido con el resto. Ah, y te agradezco la mención a la Monstrua... ese es el espíritu sin ninguna duda: Para que las bromas las hagan otros, ya las hago yo!

Paco Fox dijo...

Voy a tener que hacer un artículo en algún lado (como no es de risa, no es adecuado para mi blog) explicando los pormenores de la distribución en España.

Resumiendo: Apollo 18 no se ha estrenado por culpa de los Weinstein, no por culpa de ninguna distribuidora. De hecho, estaban presentes los responsables de una que está negociando la adquisición de la película. El titular es el siguiente: muchos productores o distribuidores internacionales (y no necesariamente americanos) piden cantidades que en el mercado Español no pueden amortizarse NI DE COÑA. Así que nadie compra la peli. Se espera un año y se vuelve a intentar. Momento en el cual todo dios se la ha descargado y las cuentas salen menos todavía.

Esto es el resumen. La cosa es un poco más extensa.

Z0MBI dijo...

uHola, Mat: pues eso del Joaquín Cortés tenemos que hablarlo con unas cervezas de por medio, amigo mío.

Hola, Paco Fox: muchas gracias por explicarnos esos pormenores. Así que la culpa la tienen los precios desorbitados de los Weinstein, como el dólar está tan fuerte y tal. Además, al tratarse, los tres ejemplos que he puesto, de peliculacas carísimas hechas con una cencerreta de medios que pa qué. Tiene todo el sentido del mundo.

padawan dijo...

¡¡pobre John Carter!! Yo me metí en el pase del Dr. Caligari, la otra peli no me daba muy buena impresión y... bueno, si resulta que me equivocaba siempre podía verla otro día en el cine. Eso sí, los relatos de Burroughs merecen mucho la pena :)

En el resto coincido más o menos contigo. Ojalá me hubiera echado yo también la siesta en lugar de ver "The Prodigies" o "Atrocious".

Z0MBI dijo...

Hola, Padawan: ¿Y qué tal la música de los Pegasvs esos? ¿Iba bien con El gabinete? A mí eso me daba un poco de miedo, la verdad. Justo la volví a ver hace un par de semanas y la música original es una auténtica pasada. Respecto a los relatos de E.R. Burroughs… venga, acepto que puedan ser cojonudos, jeje…

Garrison dijo...

Ea, Ea! Hermanito! He disfrutado como enano leyendo este post, ya que se aprecia demasiado tu ya conocido y fino sentido crítico y eso me ha salvado de entrar al cine/rentar un DVD y tragarme verdaderos bodrios.

En ese sentido van un par de observaciones.

Siento mucho lo de John Carter, esa peli en realidad me parecía con gran potencial, aunque visto el trailer miles de veces en las promos de varios medios, no se porqué no me acaba de convencer el detalle de la secuencia de la lucha en la arena de combate, con una estética que me retrotrajo irremisiblemente a la "geonosiana" de star wars, pero bueno a esa todavía quiero darle una oportunidad.

Apollo 18 es una que ya he tenido oportunidad de ver y me ha parecido bastante entretenida, el sobreexplotado estilo "mockumentary" a veces me parecía un poco excesivo, pero la atmósfera que crean los filtros para que parezca cámara de los años 60´s/70´s está bien logrado, ¡SABÍA QUE IBAS A DECIR QUE ES UNA PELI DE ZOMBIS! jejeje! de acuerdo en eso.

Y bueno, esperaremos que pasen las demás del listado por estos lares.

Cuídate mucho y seguimos en contacto. Saludos a mis bigotudos Green Berets!

Z0MBI dijo...

¿Así que sabías que iba a decir que 'Apollo 18' era de zombis, eh? Jajajaja, ¡qué bien me conoces, amigo!
¡Un fuerte abrazo!

Esmeralda Moreno dijo...

A Todos los fanaticos de zombies, les dejo este video http://www.youtube.com/watch?v=Ve74JiLIgRI&feature=g-user-u EL CASO DE UN ATAQUE ZOMBIE EN FRANCIA

Esmeralda Moreno dijo...

A Todos los que les guste las cosas extrañas les dejo este video:

http://www.youtube.com/watch?v=1d9N1Tf-6JA&feature=g-user-u

Muerte a causa de la tecnología.... Acaso el destino será peor que MATRIX?